6. Ojos de brujo – Todo tiende.png

Todo tiende    

Ojos de Brujo

////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////  

—¿Me da su hora, señor? —te dicen, y tú muy confiado miras el reloj, o la esquina superior derecha del celular, y respondes:

—Cinco y cuarto. —Te dan las gracias y tú sigues tu camino, a veces desconfiado, dudando si lo que querían en realidad era ver qué reloj traías y alguien te espera en la otra esquina para... Pero al final nunca pasa. Lo que querían era tu hora, se las diste, y aunque te cambiaste de banqueta no había necesidad.

Son un ejército. Cientos y miles distribuidos por la ciudad, por las ciudades, y están organizados. Les das tu hora. Al mismo tiempo, otras 27 personas les dan su hora a otros 27 mendigos. Al minuto siguiente, ya que estás fuera de su vista, esos mismos les repiten la pregunta a otros paseantes. Y mientras tanto, otros miles y cientos de miles pidieron la hora por toda la geografía, en todos los husos horarios. Las coleccionan. Las juntan y las comparten. Una a una son instantes, pero todas las horas dadas conforman un botín incalculable. Más de una vida humana. Más de tres generaciones, según ciertas agencias del gobierno que quieren tomar cartas en el asunto. El tiempo necesario, dicen ellos, para dar y recibir cariño. Dales tu hora.

 

Santiago Ruiz Velasco

////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////